Seleccionar página

Las mascotas son parte de la familia, y en un divorcio, la decisión de con quién se quedará la mascota puede ser tan difícil como dolorosa. Este artículo te ayudará a entender cómo funciona la custodia de mascotas en Guatemala y qué factores se toman en cuenta para determinar quién se quedará con tu amigo peludo.

La nueva ley y las mascotas

En Guatemala, la Ley de Protección y Bienestar Animal entró en vigor en 2018, reconociendo a las mascotas como seres vivos con sensibilidad. Esto significa que ya no se consideran «cosas» en un divorcio, lo que abre la puerta a nuevas posibilidades para su custodia.

Factores que se consideran para la custodia

El juez tomará en cuenta diversos factores para determinar la custodia de la mascota, incluyendo:

  • Quién se ha hecho cargo principalmente del cuidado de la mascota: paseos, alimentación, atención veterinaria, etc.
  • El vínculo afectivo entre la mascota y cada miembro de la familia.
  • Las condiciones de vivienda de cada persona: espacio, tiempo para dedicarle a la mascota, etc.
  • Los recursos económicos de cada persona para cubrir los gastos de la mascota.

Posibles soluciones para la custodia

No existe una solución única para la custodia de las mascotas en un divorcio. Algunas opciones son:

  • Custodia compartida: Ambos cónyuges comparten el cuidado de la mascota, con un régimen de visitas establecido.
  • Custodia primaria: Un cónyuge se queda con la mascota y el otro tiene derecho a visitas.
  • Tercera opción: En algunos casos, la mascota puede ir a vivir con un familiar o amigo que no esté involucrado en el divorcio.